Adiós 2010, Feliz 2011

El 2010 empieza a caducar y en unas horas empezará a oler a descomposición, vaya a viejo, a muerto. Menos mal que para entonces, ya estaremos en 2011 y no nos daremos ni cuenta entre campanada y campanada, uvas y copas de cava.
Haciendo un poco de balance de 2010 puedo afirmar que ha sido un buen año, y espero que 2011 sea igual o mejor.
Este es mi deseo para todos, que 2011 sea un año buenísimo para todos.
Sigue leyendo


{lang: 'es'}

Y qué hago yo con el blog

Solo con ver la última entrada, que era una prueba, y su fecha, está claro que tengo abandonado este blog. Sin embargo, me resisto a deshacerme de él.
Digamos que perdí el hábito de la escritura de textos de más de 140 caracteres hace bastante tiempo. Y sin embargo, durante estos meses de abandono sí que he sentido la necesidad de publicar cosas. De ahí que haya algunas en la lista de salida como borrador, pero no saldrán por estar ya más que desfasadas.
Una posible opción para fuente de contenidos sería hablar de las aplicaciones de Android que suelo ir probando. Algunas más útiles que otras, algunas las descubro en el market mientras viajo en el autobús, otra son recomendaciones de amigos y conocidos y otras, de webs. Pero lo cierto es que rara es la semana que no pruebo unas cuantas aplicaciones.
Concluyendo ya, espero poder tener la fuerza de voluntad necesaria como para ir poniendo los reportes de las aplicaciones que vaya probando a partir de ahora. Por lo menos así recordaré lo bueno y lo malo de las aplicaciones que he usado.
Sigue leyendo


{lang: 'es'}

Pasándome a Android

Tras unos meses de espera, ya puedo decir que tengo un móvil con Android. En concreto una HTC Dream de Movistar, pero que ya corre su cupcake gracias un post en el foro de and.roid.es. Va a la perfección, se nota mucho la evolución de la 1.1 a la 1.5, con el teclado virtual entre otras cosasl
¿Abandono Symbian? la verdad es que el n70 no me ha dejado muy buen sabor de boca, la inestabilidad le hacía bastante deprimente. Ciertos problemas con bluetooth y la asociación con otros dispositivos hacía que la batería se esfumase en unas pocas horas y solo de vez en cuando. Sin embargo, para mí llevar activado bluetooth era casi obligado, por el tema del manos libres del coche o durante aquella época de desarrollos con esta tecnología inalámbrica.
No, no voy a abandonar a Symbian, estoy buscando un móvil pequeño, espero que con symbian, que haga buen reemplazo del n70 y complemente al dream. Hay veces que se necesita llevar un móvil pequeño y la verdad es que la HTC es ladrillo al lado de un 6600 slide, sin symbian o el mismo 6210 navigator, con symbian. A ver si logro encontrar algún stock del 6120 classic.
Por cierto, que tengo esto del blog casi abandonado, a ver si ahora voy sacando cosas para escribir. Alguna sobre algún que otro proyecto hay pendiente.
Sigue leyendo


{lang: 'es'}

¡¡Feliz Año 2009!!

Este día, la mayoría de blogs, de twitts, de sms… todos dicen lo mismo: Feliz 2009, Próspero Año nuevo, … Algunos los pondrán más tarde y otros más temprano. Otros sencillamente lo pondrán autopublicado para que se publique justo a las 00:00.
Este día cerramos 2008, año de muchos sucesos, como casi todos los años… ¿Un poco de balance? Sigo trabajando (Bien!!, que con la crisis ya se sabe), conseguí sacar el permiso de conducir y comprar un coche nuevo. He ido al EBE (Evento blog España) en Sevilla y también he estado en la OSWC (Open Source World Conference) de Málaga. También he empezado a desarrollar cosas en Django, y empiezo a dejar de lado Plone, que nunca me terminó de convencer.
Y ¿qué puede ocurrir durante 2009? Pues realmente no sé nada, no tengo nada planeado, aunque pueda parecer raro. Miento, sí que las hay, pero no pasan de ser las típicas proposiciones de año nuevo, como seguir aprendiendo inglés, seguir aprendiendo otras tecnologías durante mi tiempo libre, conseguir algo que se puedan enseñar de mi gestor de servicios en función de máquinas virtuales y reales.
En fin, os que deseo que 2009 sea lo más favorable para vosotros y vuestros cercanos.
Feliz y próspero año nuevo.
Sigue leyendo


{lang: 'es'}

Historias en el autobús

De camino a mi casa, en el autobús que cojo para volver desde el trabajo, conseguí un asiento al lado de una persona bastante mayor. Hasta aquí todo normal, no cojo asiento todos los días, pero tampoco tendría nada de espectacular.
Sin embargo, a los pocos minutos el autobús, de la línea 27 de urbanos de Sevilla, se pone en marcha y conseguimos salir de La Plaza de la Encarnación y yo con mis auriculares puestos escuchando alguna emisora de radio con informativos. Pasamos Calle Imagen, entramos en Almirante Apodaca, y paramos en el semáforo. En este momento, la persona de unos 80 años de edad que estaba al lado, empieza a hablarme como si fuese un “nieto” desconocido, con el tono de amabilidad que suelen hablar las personas mayores justo antes de empezar a contarte sus curiosas batallitas de infancia o de la guerra civil, de la mili …
«Mira, ¿ves esa tienda de la esquina?» – señalando a una tienda casi en la esquina de la Calle de Francisco Carrión Mejías. «Ahí, justo ahí, había un bar llamado 6.40pesetas, pues cuando yo era joven, un niño, te estoy hablando de hace unos 75 años, pasaba por ahí un guardia todas las tardes al final de su jornada a tomarse su copa de vino y este caballero», remarcándolo de un poco irónico ,«traía también a su caballo y pedía una copa de vino para él y medo cubo de vino para su caballo, que se tomaban muy gustosamente… Bien pues todos los niños del barrio esperábamos a que saliera porque el caballo salía siempre mareado, con las patas daleadas e incluso alguna vez, el guardia, con su borrachera y la del caballo, acabó en el suelo, ante las risas de nosotros, los niños» – terminó de hablar el viejo.
Tan educado, como que me pidió perdón por si me había interrumpido o molestado la historia, siendo completamente al revés, estaba encantado, la forma en la que lo contó, no tan plana como la he contado yo, pero de una forma como si estuvieses leyendo un libro infantil, te hacía prestar un especial interés.
No es de las primeras veces que me hablan de sus historias de infancia o cualquier otra cosa, algún que otro jubilado en el autobús. Pero lo extraño de esta vez, es que la conversación se quedó ahí, poco más que una historia graciosa. Es curioso, porque normalmente, cuando se empieza una conversación de estas, no se termina hasta que no te bajas del autobús, pero esta conversación, en este caso, parece muy apropiada para un relato corto.


{lang: 'es'}